Aditivos alimentarios

Posted on

Todos, consciente o inconscientemente, le hemos declarado la guerra a los aditivos. Nos llama más lo natural, o por lo menos vemos con mejores ojos una menor artificialidad en nuestros platos. Pero, ¿son necesarios los aditivos?

Creo que a nadie se le escapa la respuesta, sí. Por muchos motivos. Los aditivos ayudan a mantener las propiedades nutritivas y organolépticas (sabor, color, olor…) y en definitiva a conservar los alimentos en un mejor estado. Aunque no solo de los famosos conservantes y colorantes están hechos los aditivos. Muchos de ellos protegen los alimentos de la proliferación de bacterias que estropeen el alimento, o de reacciones adversas para su calidad. Por lo tanto su necesidad es obvia, pero es cierto que se puede dar el caso de un exceso en su uso. El uso de colorantes en muchos casos se debe a simplemente mejorar el aspecto para su venta. Si tuviésemos una educación alimentaria apropiada se podría reducir la influencia del aspecto de los alimentos en nuestra compra, por lo que no sería necesario su modificación mediante aditivos. Pero el problema es mucho más amplio. Muchos de estos aditivos se suponen inertes en nuestro organismo, o por lo menos no perjudiciales, pero esto en muchos casos no se puede comprobar. Me explico, el aumento de diversos aditivos puede que no afecte a la población en un instante, o por lo menos que no haya pruebas de su efecto, pero esto no quiere decir que a la larga, o en combinación con otros aditivos, o en determinados grupos de población, estos no tengan un efecto no deseado. Se presenta un tema espinoso, puesto que se enfrentan la salud, la disponibilidad de alimentos y su abundancia.

En conclusión, la necesidad de determinados aditivos en nuestra alimentación es obvia, pero no obstante, el abuso que en estos momentos podemos estar incurriendo en la sociedad moderna, puede suponer un problema, no inmediato debido a los controles a los cuales se someten los alimentos (cosa que igual no ocurre en el tercer mundo, por desgracia), pero sí a la larga. En combinación con el uso creciente de aditivos alimentarios, se encuentran otros factores. Y puede que esto suponga un problema muy complicado a largo plazo.

Dejo ahí la interpretación que cada uno le quiera dar, puesto que yo no soy capaz de tener una idea, todavía clara y madurada. De entrada creo que los intereses de las grandes empresas pueden, en muchos caso, primar sobre la salud, sobre todo si esta no es inmediata, pero también quiero pensar que los controles de calidad y las leyes están hechas para protegernos de ello. O eso espero…

PD: Dejo el programa de Salvados titulado ¿Qué comemos? que ahonda sobre este problema: 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s