aditivos

Las famosas E’s nutricionales

Posted on

Siguiendo con el tema anterior de los aditivos alimentarios, ¿quién no se ha preguntado qué son las E’s que aparecen en las etiquetas? Damos por hecho, por desinformación, que son productos dañinos, o cuanto menos que cuantos menos tengan mejor. Pero, ¿qué significan? Pues bien, en esta entrada quiero clarificar, desde mi escaso conocimiento, un poco su significado.

Hace unos años se estableció el Reglamento (CE) 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre aditivos alimentarios que armoniza a nivel comunitario el uso de aditivos en alimentos, así como en aromas alimentarios y en enzimas alimentarias, en aras de facilitar su seguridad y calidad. Más rencientemente se aprobó el Reglamento (CE) 257/2010 de la Comisión por el que se establece un programa para la reevaluación de aditivos alimentarios autorizados en conformidad con el anterior Reglamento.

Al ser, los aditivos, componentes e ingredientes de los alimentos, deben figurar en el etiquetado de los alimentos. En estos Reglamentos comentados se establece la designación de la letra E para la nomenclatura de los aditivos. Que aparezca esta letra nos indica que el aditivo ha sido evaluado y ha sido autorizado su uso en toda la comunidad europea. En caso de no aparecer la letra E significa que, estando autorizado su uso, se consideran provisionales. Luego aparecen unos números identificativos, siendo las centenas el tipo de función que realiza el aditivo. Las diferentes clases y sus números se muestran a continuación:

E-1XX:  Colorantes.

E-2XX: Conservantes.

E-3XX: Antioxidantes y reguladores del pH

E-4XX: Agentes que actúan sobre la textura (estabilizantes, espesantes, gelificantes y emulsionantes).

E-5XX: Correctores de la acidez y sustancias minerales.

E-6XX: Potenciadores del sabor.

E-9XX: Otros aditicos (agentes de recubrimiento, gases de envasado y edulcorantes).

E-11XX: Enzimas.

E-14XX: Almidones modificados.

El segundo dígito indica la familia del aditivo. Esto quiere decir, por ejemplo, que en el caso de los colorantes, esto indica un color, en el caso de los antioxidantes y conservantes, indica el grupo químico al que pertenecen. El resto de dígitos se refieren a la especie en concreto y así se puede identificar exactamente la sustancia.

Los aditivos, a pesar de ciertas creencias populares, no son siempre sintéticos ni compuestos complicados. Así el ácido cítrico (E-330) es un conservante y antioxidante muy utilizado, a la vez que está presente en todos los cítricos ; la curcumina (E-100) es un colorante natural utilizado en alimentación, el cual se obtiene de la planta cúrcuma muy común en India y da coloración amarilla; la taumatina (E-957) es un edulcorante de origen vegetal, y es el edulcorantes más poderoso conocido, se extrae de los arilos del katemfe, un arbusto de África Occidental.

En conclusión, los aditivos y su nomenclatura están asignados según su función y su familia por la UE en los números E. Ahora ya podemos decidir si seguir evitándolos o saber su procedencia, mientras que los posibles efectos nocivos, sigue y seguirá siendo un tema controvertido.

Fuentes:   http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2008:354:0016:0016:ES:PDF

http://www.nutricion.org/publicaciones/revista_agosto_03/funcionales/aditivos.pdf

http://www.mercasa.es/files/multimedios/pag_080-086_aditivos.pdf

http://www.elika.net/datos/articulos/Archivo730/folleto_aditivos.pdf

Aditivos controvertidos

Posted on

Como ya he comentado en alguna entrada anterior, el mundo de los aditivos alimentarios es controvertido y por tanto repito y añado reflexiones. Se pueden considerar necesarios a la par que no se puede descartar una cierta peligrosidad, sobre todo en su uso abusivo y prolongado. El problema de los cambios de hábitos en la sociedad, y en concreto en la alimentación de unas generaciones, es que los efectos no se pueden comprobar siempre de manera inmediata y es difícil separar los factores; me explico, si en una población se pone una antena y al cabo de 20 años el 40% de la población tiene cáncer, mientras que en poblaciones sin antena el cáncer es solo del 3%, se puede decir que esa antena produce un aumento de personas con cáncer; pero si en un población, grande, hay antenas y ciertas personas usan unos aditivos, otras no, y unas comen verduras, otras mucha carne, otros beben de un río, etc. es muy difícil estudiar los casos por separado y los estudios no son tan evidentes. Es decir que si se introduce un cierto aditivo en la sociedad y al cabo de unos años el porcentaje de personas con cáncer aumenta un 2% (ya incluso exagerando), ¿se podría decir que esto se debe unicamente a un aditivo? o igual es producto de el uso de varios aditivos en conjunto, o el abuso de otros hábitos, contaminación, etc.

Ahora, si bien puede resultar complicado el analizar los efectos directamente, sí que son analizables y existen muchos estudios concluyentes acerca de aditivos no adecuados. Ahora bien, yo creo que la mayor parte de la industria alimentaria es segura, o por lo menos mucho más segura que un par de décadas atrás. Pero hay que seguir alerta, porque el creciente uso de antibióticos en el ganado, el uso de aditivos cuyas propiedades sobre el alimento están controladas pero no sobre la ingesta humana, puede que llegue a ser muy perjudicial. El interés de la industria debería ir ligado al del consumidor, pero esto no siempre es así, y compañías e industrias las hay de todo tipo. Los hábitos de consumo conducen a que en la actualidad a los alimentos ya no solo se le añadan aditivos para su conservación, o su inocuidad, si no también se le añaden proteínas adicionales, vitaminas que no llevan por lo normal, o sales para que aumente sus propiedades nutricionales. Pero esto nos siempre se hace en vista de mejorar nuestra dieta, si no con fines meramente comerciales debido a que llega mejora al publico al publicitarse, a veces falsamente, como beneficioso.

Por último, el debate que esto genera se debe a que si por un lado los aditivos ayudan a conservar los alimentos en mejor estado, esto se produce en detrimento de posibles problemas en la salud a la larga. Una comida de calidad, segura y más accesible no debería estar reñida con la salud. Pero y sí lo está, el hecho de que más gente pueda tener alimentos ¿tiene que primar sobre la seguridad de estos? Ahí dejo el debate.

Aditivos alimentarios

Posted on

Todos, consciente o inconscientemente, le hemos declarado la guerra a los aditivos. Nos llama más lo natural, o por lo menos vemos con mejores ojos una menor artificialidad en nuestros platos. Pero, ¿son necesarios los aditivos?

Creo que a nadie se le escapa la respuesta, sí. Por muchos motivos. Los aditivos ayudan a mantener las propiedades nutritivas y organolépticas (sabor, color, olor…) y en definitiva a conservar los alimentos en un mejor estado. Aunque no solo de los famosos conservantes y colorantes están hechos los aditivos. Muchos de ellos protegen los alimentos de la proliferación de bacterias que estropeen el alimento, o de reacciones adversas para su calidad. Por lo tanto su necesidad es obvia, pero es cierto que se puede dar el caso de un exceso en su uso. El uso de colorantes en muchos casos se debe a simplemente mejorar el aspecto para su venta. Si tuviésemos una educación alimentaria apropiada se podría reducir la influencia del aspecto de los alimentos en nuestra compra, por lo que no sería necesario su modificación mediante aditivos. Pero el problema es mucho más amplio. Muchos de estos aditivos se suponen inertes en nuestro organismo, o por lo menos no perjudiciales, pero esto en muchos casos no se puede comprobar. Me explico, el aumento de diversos aditivos puede que no afecte a la población en un instante, o por lo menos que no haya pruebas de su efecto, pero esto no quiere decir que a la larga, o en combinación con otros aditivos, o en determinados grupos de población, estos no tengan un efecto no deseado. Se presenta un tema espinoso, puesto que se enfrentan la salud, la disponibilidad de alimentos y su abundancia.

En conclusión, la necesidad de determinados aditivos en nuestra alimentación es obvia, pero no obstante, el abuso que en estos momentos podemos estar incurriendo en la sociedad moderna, puede suponer un problema, no inmediato debido a los controles a los cuales se someten los alimentos (cosa que igual no ocurre en el tercer mundo, por desgracia), pero sí a la larga. En combinación con el uso creciente de aditivos alimentarios, se encuentran otros factores. Y puede que esto suponga un problema muy complicado a largo plazo.

Dejo ahí la interpretación que cada uno le quiera dar, puesto que yo no soy capaz de tener una idea, todavía clara y madurada. De entrada creo que los intereses de las grandes empresas pueden, en muchos caso, primar sobre la salud, sobre todo si esta no es inmediata, pero también quiero pensar que los controles de calidad y las leyes están hechas para protegernos de ello. O eso espero…

PD: Dejo el programa de Salvados titulado ¿Qué comemos? que ahonda sobre este problema: