control comida

Aditivos alimentarios

Posted on

Todos, consciente o inconscientemente, le hemos declarado la guerra a los aditivos. Nos llama más lo natural, o por lo menos vemos con mejores ojos una menor artificialidad en nuestros platos. Pero, ¿son necesarios los aditivos?

Creo que a nadie se le escapa la respuesta, sí. Por muchos motivos. Los aditivos ayudan a mantener las propiedades nutritivas y organolépticas (sabor, color, olor…) y en definitiva a conservar los alimentos en un mejor estado. Aunque no solo de los famosos conservantes y colorantes están hechos los aditivos. Muchos de ellos protegen los alimentos de la proliferación de bacterias que estropeen el alimento, o de reacciones adversas para su calidad. Por lo tanto su necesidad es obvia, pero es cierto que se puede dar el caso de un exceso en su uso. El uso de colorantes en muchos casos se debe a simplemente mejorar el aspecto para su venta. Si tuviésemos una educación alimentaria apropiada se podría reducir la influencia del aspecto de los alimentos en nuestra compra, por lo que no sería necesario su modificación mediante aditivos. Pero el problema es mucho más amplio. Muchos de estos aditivos se suponen inertes en nuestro organismo, o por lo menos no perjudiciales, pero esto en muchos casos no se puede comprobar. Me explico, el aumento de diversos aditivos puede que no afecte a la población en un instante, o por lo menos que no haya pruebas de su efecto, pero esto no quiere decir que a la larga, o en combinación con otros aditivos, o en determinados grupos de población, estos no tengan un efecto no deseado. Se presenta un tema espinoso, puesto que se enfrentan la salud, la disponibilidad de alimentos y su abundancia.

En conclusión, la necesidad de determinados aditivos en nuestra alimentación es obvia, pero no obstante, el abuso que en estos momentos podemos estar incurriendo en la sociedad moderna, puede suponer un problema, no inmediato debido a los controles a los cuales se someten los alimentos (cosa que igual no ocurre en el tercer mundo, por desgracia), pero sí a la larga. En combinación con el uso creciente de aditivos alimentarios, se encuentran otros factores. Y puede que esto suponga un problema muy complicado a largo plazo.

Dejo ahí la interpretación que cada uno le quiera dar, puesto que yo no soy capaz de tener una idea, todavía clara y madurada. De entrada creo que los intereses de las grandes empresas pueden, en muchos caso, primar sobre la salud, sobre todo si esta no es inmediata, pero también quiero pensar que los controles de calidad y las leyes están hechas para protegernos de ello. O eso espero…

PD: Dejo el programa de Salvados titulado ¿Qué comemos? que ahonda sobre este problema: 

 

Anuncios

AIRO, la pulsera nutricionista que te dice lo que comes

Posted on

Las nuevas tecnologías parece que nunca van a perder la capacidad de sorprendernos. A veces hasta dudamos de verdad de su utilidad, aunque no podemos dejar de asombrarnos de los logros casi de ficción. Algo así pasa con el aparato que me ocupa en esta entrada, la pulsera AIRO.

A algunos esto les puede solucionar algunas facetas de la vida, sin olvidar que en otros ámbitos esto será muy útil desde el punto de vista médico. Resulta que esta pulsera es capaz de indicarnos que es lo que comemos directamente analizando in situ nuestra sangre. Pero vamos por partes.

AIRO es una pulsera hecha de aluminio con el mismo acabado mate que un Macbook, y el interior hecho de un material hipoalergénico suave. Se fabrica, o más bien fabricará, en dos tonalidades, clara y oscura, y en tres tamaños. La pulsera se conecta mediante Bluetooth 4.0 al smartphone y a una app que estará disponible tanto en la iOS App Store como en el Google Play Stores, por lo que será compatible tanto con iPhone como con Android, como es casi de rigor. La batería podría durar en torno a una semana, y se cargará mediante USB.e2b7a87985bfb22c15fd4693f14fc849

La pulsera, si es que se le puede llamar así por algo más que su apariencia, usará espectroscopía para analizar nuestra sangre directamente. La tecnología usará diferentes longitudes de onda detectando los metabolitos ingeridos durante las comidas. Con esto, la pulsera será capaz de medir las calorías consumidas e incluso la calidad de la comida tomada. Increíble, ¿no? Además también es capaz de medir nuestro bioritmo, nos indica el ejercicio que hacemos y su intensidad (esto igual ya no es tan novedoso, pero en conjunto lo hace especial) y las calorías que quemamos durante el día. Pero esto no se queda ahí, no solo nos ayudará a controlar las calorías que quemamos y consumimos, si no que es capaz de medir nuestro estrés mediante las microfluctuaciones que experimentemos y medir la calidad de nuestro descanso mientras dormimos. Ahora yo podemos hablar de ciencia ficción que pierde esta segunda definición. Ciencia y tecnología.

Y ahora estamos esperando todos los contras. Nos parecerá que es un prototipo, que va a salir dentro de muchos años y que será algo de elevado precio. Pues bien, una vez más, esto no será así. No hay más información que esta, pero el aparato está en su fase final. Se puede reservar ya, con el compromiso de enviarla pulsera ¡a principios de 2014! dependiendo del país, claro y a un precio de 149 $ (108 € al cambio) más envio y demás, con un precio final cuando esté a la venta a todo el público de 199 $ (144 €). Un precio disparatademente bajo, la verdad.

La verdad es que tiene buena pinta, pero habrá que esperar a que de verdad esté en la calle para ver si es tan bueno como lo pintan. También hay que ver su verdaderos uso, puesto que no se si todo el mundo estará dispuesto a tener que saber lo que está comiendo a todas horas, o como de estresado está uno (podría tener un efecto estresante aun por encima). Por otro lado, no considero muy cómodo tener que llevar la pulsera todo el tiempo puesta, incluso a la hora de dormir. Desde mi punto de vista, es demasiado control y seguramente innecesario, por lo que no se hasta que punto esta pulsera nos podría ayudar a ser más felices. Ya saben, la ignorancia puede dar felicidad.

Aquí dejo la pagina web de la empresa y el video promocional.

Fuente: https://www.getairo.com/